Nuestra Empresa

Nuestra escuela de yoga en Pamplona

 

CONOCENOS

 

Esta situada en el barrio de Iturrama. En 2016 abrimos nuestras puertas con el objetivo de transmitir de manera sencilla e íntegra las diferentes técnicas que nos ofrece el yoga, siempre respetando la capacidad y límites de cada alumno.

Hemos creado un espacio de recogimiento y tranquilidad, en medio del las prisas diarias; Un espacio donde este tiempo sea “solo para ti” , para desconectar de preocupaciones, para descargar tensiones físicas, mentales y emocionales. Y así desarrollar la vitalidad y poder encontrarnos mejor.

Una práctica que permita:

  • Movilizar el cuerpo en armonía y conciencia.
  • Poder ampliar la respiración.
  • Experimentar la calma de pensamiento

HRIDAYAM es el espacio del corazón; recoge nuestra filosofía y nuestra forma de entender el Yoga como desarrollo de la sensibilidad; escuchando y sintiendo;
unificando cuerpo, mente y espíritu.

Descubre

NUESTRAS CLASES DE YOGA

 

Nuestras clases se basan en la metodología recibida de Manuel Morata; Y en ellas podrás practicar:

  • Ejercicios de respiración: fuente de salud ya que fortalecen la vitalidad del cuerpo y la mente
  • Movilización corporal: ejercicios dinámicos (karanas) o estables (asanas) que te ayudan a eliminar tensiones musculares y a rejuvenecer el organismo.
  • Relajación: física, mental y emocional que te permite la recuperación y el descanso profundo.
  • Técnicas de interiorización y meditación para una percepción de nuestra dimensión interior.
Las clases se imparten en grupos reducidos para un mejor seguimiento, corrección y dedicación hacia el alumno.

Los beneficios del yoga se obtienen en la continuidad en la práctica; conocemos la dificultad en la adaptación de los horarios, por eso disponemos de diferentes grupos a la mañana, mediodía, tarde y tarde-noche; pudiendo recuperar tus clases y progresar y vivenciar todo lo que el Yoga te ofrece.

Conocenos

NUESTRO EQUIPO

Somos Ana y David, creadores de este espacio para la práctica de yoga y profesores de la escuela.

Nuestras vidas se cruzaron en mitad del camino entre Pamplona y Lleida, el Yoga nos permitió conocernos.

Circunstancias diversas, momentos difíciles, la vida nos puso en nuestras manos el Yoga. Nos lo tomamos en serio, asistíamos a nuestras clases semanales, y comprobamos un cambio en nosotros, en nuestra forma de ver la vida. Nos enganchó y nuestro interés crecía, y decidimos conocer el Yoga en  profundidad. Y así en Zaragoza coincidimos en la formación de profesores de AEPY de la mano de Manuel Morata.

Hoy, unos cuantos años después, compartimos proyectos familiares y dedicados a la transmisión del yoga siempre con la ilusión que lo que nos cambió pueda también ayudarte.