¿Qué son las emociones?

¿Qué son las emociones?

Según la R.A.E. una emoción es una “alteración del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática” También se entiende por emoción como el “interés, generalmente expectante, con que se participa en algo que está ocurriendo”. 

El estudio etimológico de la palabra emoción nos indica que tiene el origen en el verbo latino “emovere”. Verbo formado por la raíz mover y el prefijo e-/ex-. Se podría traducir como desalojar de un sitio, hacer mover. 

Podemos entender las emociones como parte de la estructura mental; las emociones son propiedades de la mente humana. Y tienen una gran influencia en todas las actividades de la vida. El ser humano, en mayor o menor medida, se deja llevar por la fuerza de las emociones y vive alejado de su esencia.

¿Es bueno? ¿Es malo?

Las distintas emociones: miedo, tristeza, odio, asco, alegría… las catalogamos como positivas o negativas. En función de si me agradan o no. 

Sin embargo, la vivencia de los procesos propios de la vida cargados del matiz de la emoción y mantenido en el tiempo, incluso vivido en soledad, es lo que genera un estado anómalo. Dichas tensiones emocionales nos restan vitalidad.

La emoción en sí no es buena ni mala. Si las dejamos ser, no habrá problemas. Pero si tratamos de huir, ocultarlas o de luchar entonces, es cuando surge el problema; las tensiones emocionales se pueden manifestar en forma de dolor o enfermedad, ansiedad o depresión.

¿Cómo me ayuda la práctica de yoga?

Estos estados alterados provienen de un ego desmedido. Un ego que ha sobrepasado sus funciones naturales.  

Todas las técnicas que el yoga propone tienen como finalidad generar un estado de mayor vitalidad (expansión de prana) de forma armónica. 

El camino progresivo de la práctica meditativa supone una purificación y limpieza de los procesos mentales. Una transformación del cuerpo mental, trascendiendo los estados egoicos para que las cualidades propias del ser humano derivadas se expresen.  

La práctica de yoga nos ayuda a vivir los acontecimientos propios de la vida con un cuerpo y una mente en calma “en medio de la tormenta”.  No es un escape ni una huida, se trata de establecernos en el Silencio.

Te invitamos a participar en el próximo taller teórico-práctico para conocer de forma vivencial todo lo expuesto en estas líneas. 

 

PARA… SIENTE… RESPIRA…

gracias gracias gracias