eliminar la ansiedad
Cómo transformar los estados de tensión en relajación en el día a día

🙏

Hoy empiezo este post recordando mis primeras clases de yoga. Uno de mis primeros recuerdos. 

Cuando hace ya unos cuantos años empecé a asistir a clases semanales de yoga, me llamó mucho la atención ver y oír a mis compañeros bostezar. Yo apenas bostezaba. Estaba más pendiente de los demás que de mi. Me daba vergüenza.  Ni siquiera era consciente de cómo estaba respirando. Me tumbaba y esperaba.  ¡Demasiada ansiedad y tensión!

Y ¿ahora? Ahora bostezo mucho: en la sesión de yoga, conduciendo, preparando la comida, cuando me cuesta conciliar el sueño.  Cada vez que me noto con tensión, bostezo. Ya no me cuesta nada y el cambio es notable.

¡Cómo algo tan sencillo puede ser tan efectivo!

Buscando información, encontré un artículo del Dr. Andrew Newburg de la Universidad de Pennsylvania sobre los beneficios del bostezo. 

Un pequeño resumen de porqué no debes limitar los bostezos. ¡Bostezar es de las mejores cosas que puedes hacer por tu cerebro!

  • Te permite un acceso inmediato a la relajación.
  • Nos ayuda a ser más introspectivos y auto-conscientes.
  • El bostezo está implicado en la regulación de la vigilia y el sueño.
  • Regula la temperatura y el metabolismo del cerebro.
  • Fomenta un gran intercambio gaseoso, una gran oxigenación.

Si quieres mantener una óptima salud cerebral, es esencial que bosteces.

Te puede sonar raro, incluso te puede parecer gracioso. Lo entiendo. Pero sólamente cuando se practica y se bosteza mucho, se comprende el poder de transformación de este sencillo gesto. 

“Bosteza tantas veces al día como sea posible: cuando te despiertes, cuando estés frente a un problema difícil en el trabajo, cuando te prepares para ir a dormir, y cada vez que sienta ira, ansiedad o estrés. Bosteza antes de dar una charla importante, bosteza antes de hacer un examen, y bosteza mientras meditas porque se va a intensificar tu experiencia espiritual”

Cuando te des cuenta de que tu cuerpo se dispone a bostezar y te tapas la boca con la mano o aprietas los labios para que no se abra la boca, te invito a que no lo reprimas. Al contrario, te animo a que  los amplies y los disfrutes.   ¿Y si lo intentas ahora?

 ¿Te animas?

¡Feliz día!

Si deseas ser parte de nuestra escuela yoga pamplona,

 te invito a disfrutar de una sesión de yoga.